Acá les dejo un artículo que publiqué para la revista Panama Sports Magazine. La edición de
Mayo.

No importa cuál elijas, ambos son beneficiosos para tu salud. Una porción de 8 onzas (225 gramos) de yogurt proporciona el 25% más de calcio que una taza de leche, más potasio que un guineo y hasta igual o mayor cantidad de proteína que un huevo.

Tanto el yogurt griego, como el regular provienen de la leche pasteurizada (entera, baja en grasa o sin grasa) fermentada con bacterias vivas como: Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. Estos dos cultivos, descomponen el “azúcar” de la leche, (la lactosa) permitiendo una mejor digestión. Por este motivo, el yogurt, a diferencia de la leche, es especialmente bueno para personas con intolerancia a la lactosa.

A diferencia del yogurt regular; el griego proporciona una consistencia más gruesa ya que en su fermentación, a través de un proceso de filtrado, se elimina de forma adicional el suero líquido, lo que lo hace más concentrado y alto en nutrientes.

Yogurt griego:

En comparación con el yogurt regular, una porción de 5.3 onzas (150 gramos) de yogurt griego sin grasa contiene más proteína, menos sodio y menos carbohidratos, debido al proceso de filtración realizado para su elaboración.

Sin embargo, el yogurt griego hecho con leche entera, es más alto en grasa que el yogurt entero regular. Por lo tanto, si se busca mantener la línea, es recomendable elegir las versiones bajas en grasa o sin grasa.

Yogurt regular:

A pesar de que el contenido de proteínas es mayor en el yogurt griego, el yogurt regular tiene un mayor contenido de calcio, debido a que en el proceso de filtrado que se realiza en el primero, también se va una parte del calcio.

Promedio de comparaciones nutricionales en los yogurts por 150 gramos de producto (variará dependiendo de la marca de los mismos)

Yogurt Regular Sin Grasa Yogurt Griego Sin Grasa
Calorías 100 80
Proteínas 7 gr 15 gr
Carbohidratos 12 gr 6 gr
Sodio 100 mg 60 mg
Calcio 300 mg 100 mg
Potasio 330 mg 170 mg

Otras propiedades del yogurt en general:

  • Por su contenido de bacterias vivas (prebióticos y probióticos), contribuye a la restitución de la flora intestinal (bacterias beneficiosas del intestino) colaborando con un buen tránsito intestinal y siendo ideal para episodios diarreicos.
  • Por su aporte de calcio, fortalece los huesos y dientes, previniendo el desarrollo de enfermedades como la osteopenia y la osteoporosis.
  • Gracias a su contenido de proteínas, favorece el crecimiento y la recuperación muscular. Además nos ayuda a mantenernos satisfechos durante mucho tiempo, evitando episodios de ansiedad.
  • Reduce los efectos negativos de los antibióticos al estabilizar la flora intestinal.
  • Participa y colabora en la absorción de ciertas vitaminas del complejo B.
  • Fortalece nuestro sistema inmunológico al estimular la producción de inmunoglobulinas.
  • Aporta minerales como el magnesio, potasio y zinc, los cuales cumplen un rol importante en la recuperación muscular. Además, el magnesio y el potasio participan en la regulación hidroelectrolítica, contrarrestando los excesos de sodio. Asimismo, el magnesio, también ejerce una función importante en el sistema nervioso, contribuyendo a la disminución de la ansiedad, la depresión y el estrés.

¿Cómo lo puedo comer?

  • En estado natural, endulzado con edulcorantes sin calorías y/o 1 cucharada de miel.
  • Combinado con frutas picadas de preferencia.
  • Combinado con avena, semillas (calabaza, chía, hemp/cáñamo, girasol, linaza) o frutos secos (nueces, almendras, maní, pistachos, marañón).
  • En batidos combinado con frutas y/o semillas y frutos secos.
  • En dips/salsas para untar, combinados con vegetales.
  • Como aderezos para ensaladas, en sustitución de la mayonesa.
  • Como toppings para pancakes de avena.

Fruit-and-Yogurt-Smoothieyugurt-y-frutillassalsatzatzc7c43a1c7eb947e9951e5dd1f38419ea