No pasa nada por consumir pasta regular / blanca, siempre y cuando la acompañemos con una buena fuente de fibra para que su absorción sea más lenta, brinde más saciedad y se eviten los picos de insulina. En este caso la fuente de fibra que utilicé fue vegetales, ¡muchos vegetales!

Ingredientes:

  • Pollo molido
  • Brócoli
  • Ajo fresco
  • Cebolla
  • Zanahoria
  • Pimentón/ pimiento rojo
  • Sal marina
  • Tomillo
  • Pimienta negra
  • 1 lata de salsa de tomate natural (que en los ingredientes solo diga tomate y sal)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Opcional: queso parmesano o levadura nutricional

Preparación:

  1. En una sartén sofreír la cebolla y el ajo picados hasta que estén blanditos. (Puede agregarse agua si se empiezan a pegar a la sartén. NO más aceite!)
  2. Agregar el pimentón picado, la zanahoria y un poco de agua hasta que ablande un poco.
  3. Agregar el pollo molido y si es necesario un poco más de agua.
  4. Ir agregando la pimienta, el tomillo y la sal marina.
  5. Agregar el brócoli picado y la salsa de tomate natural y cocinar un rato más.
  6. Servir sobre la pasta al dente y si se desea agregar 1 cucharada de queso parmesano o levadura nutricional