¿Qué pasaría si te dijera que puedes bajar de peso simplemente poniéndote un pedazo de tela ajustándote la zona que quieres rebajar? ¿Suena bastante increíble verdad? Esa es la idea detrás del “waist training” actualmente de moda, (entrenamiento de la cintura), en las que sugieren que usen corsés/ fajas durante varias horas al día para bajar de peso .

Glamour Boutique, una empresa que vende corsés de “huesos de acero”, diseñados para bajar de peso, recomienda que los clientes comiencen con un corsé de 4 a 5 pulgadas más pequeño que su medida real de la cintura y usándolo de 3 a 6 horas al días hasta poder acostumbrarse a períodos más largos. La idea es que el uso del corsé junto con el mantenimiento de una dieta saludable y hacer ejercicio se pueda lograr el “entrenamiento de su cintura.”

Pero, ¿realmente funciona?

En una palabra, no, dice Keri Peterson, doctora del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York y asesora médica de la revista Women’s Health. “Es indignante, y no tiene absolutamente ningún sentido médico”, dice ella.

Los corsés sólo pueden hacerte parecer un poco más delgada mientras lo estás usando. Si alguien que usa un corsé/ faja, pierde peso, no es en realidad debido a éste/a. Puede deberse a un consumo disminuido de la cantidad de comida por la incomodidad del corsé/ faja presionándote la zona abdominal. Sumado a la dieta efectuada y la cantidad de actividad física realizada.

El hecho de sudar mientras se utiliza este artefacto, no indica pérdida de grasa, sino pérdida de agua corporal; cantidad que varía diariamente en nuestro cuerpo, y no influye absolutamente en nada en nuestra pérdida de peso a largo plazo.

 

El uso de un corsé o faja en realidad podría causar daños como:

  • Reflujo gastroesofágico (acidez estomacal) debido a la presión ejercida en la zona abdominal.
  • Dificultad para respirar profundamente, a causa de la presión ejercida sobre el diafragma y los pulmones. Al no poder respirar correctamente, tampoco se pueden realizar un óptimo entrenamientos o actividades físicas. (Aunque no te percates)
  • En casos extremos, lesiones en las costillas.

Así que, si estás buscando una figura de reloj de arena, dedícale un 70% a tu alimentación y un 30% a tu actividad física. No te dejes guiar por las  nuevas teorías de moda, que solo buscan manipularte con metas irreales a corto plazo haciéndote gastar tu dinero con teorías falsas.

Recuerda que si quieres triunfar, no puedes quedarte mirando la escalera. Empieza a subir, escalón por escalón, hasta que llegues arriba.

No hay distancia que no se pueda recorrer, ni meta que no se pueda alcanzar.

Aquí el artículo de Women's Health Magazine