En realidad no me gustaba el hummus, nunca estaba dentro de mis opciones para snacks o picar en encuentros sociales. Sin embargo, en una ocasión cercana, me atreví a probarlo nuevamente (al parecer lo estaba catalogando mal, por una mala experiencia con alguno que probé en el pasado) la verdad es que esta vez me encantó y hoy decidí prepararlo en casa.

Los garbanzos son una excelente fuente de fibra y proteínas; por esta razón nos ayudan a mantenernos satisfechos por más tiempo.

Necesitarás los siguientes ingredientes:

– 1 lata de garbanzos bajos en sodio (yo compré SW Premium Garbanzo Beans – 50% less sodium) (484 gramos)

(null)
– 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
– 1/2 taza de agua
– 1 cucharadita de comino molido
– 1/4 cucharadita de sal
– Pimienta al gusto
– 1 diente de ajo molido o 1 cucharadita de ajo pre-molido
– 1/4 taza de pimentón verde (esto lo añadí yo inventando; pero no es parte de la receta del hummus regular)

Preparación:

Colocar todos los ingredientes en la licuadora hasta lograr una textura de puré. Si se desea menos espeso, agregar más agua.

Hay unas recetas que le añaden tahini. Pueden conseguirlas en internet.

Pueden untárselo al pan molde integral (Pan ezekiel por ejemplo), al pan pita integral, galletas de sal integrales.
También pueden comerlo con palitos de zanahoria y celery (apio)