Esta receta es ideal para los niños que no les gusta los vegetales. Quedan super ricas y se disimula bastante el sabor a zanahoria.

Además, aportan mucha fibra y vitaminas.

Ingredientes:

  • 1/4 taza de harina de maíz o en su defecto harina de avena (avena licuada hasta volverse harina) o harina de mijo/ millet.
  • 1/3 taza de avena en hojuelas.
  • 2 cucharadas de germen de trigo (opcional) el germen de trigo aporta muchas vitaminas y minerales. Se puede usar también linaza o harina de almendras.
  • 1 zanahoria rallada (yo la metí en el procesador de alimentos para que quedara bien desmenuzadita)
  • 1 sobre de stevia.
  • 1 pizca de sal.
  • 3/4 o 1 taza de agua.

Preparación:

  • Mezclar todos los ingredientes hasta hacer una mezcla tipo pure.
  • El agua es el último ingrediente que deben ir incorporando poco a poco para que la mezcla no les quede demasiado aguada.
  • Pueden agregar más avena o agua para mejorar la textura de la masa.
  • Hacer unas bolitas y aplastarlas hasta lograr la forma de arepas.
  • Colocarlas en una sartén antiadherente (pueden agregar un poquito de aceite de canola en spray para que no se peguen)
  • Tapar la sartén y luego voltearlas para cocinarlas por el lado contrario.

Yo las serví con huevo revuelto con tomate y cebolla.

Pueden rellenarlas también de atún, queso blanco, pechuga de pavo baja en sodio, tocino de pavo (turkey bacon), pollito mechado, carne molida, etc.