Muchas madres tienen problemas para lograr que sus hijos coman vegetales. Estos deben ser introducidos desde edades tempranas para lograr establecer hábitos saludables en los niños.

Los vegetales nos aportan cientos de vitaminas y minerales y además mucha fibra. Los dos primeros son necesarios para un correcto desarrollo y crecimiento y ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. La fibra, evita el estreñimiento y ayuda a mantener los niveles de colesterol y azúcar en sangre, estables.

Mi consejo más práctico y rico consiste en licuarlos y mezclarlos en alimentos como arroz integral, quinoa, cremas, salsas para pasta, guisos de carnes, lentejas, frijoles, etc.
Preparé para ustedes un ejemplo para que vieran como queda el arroz integral mezclado con pimentón rojo, amarillo, cebolla y ajo.
Es súper sencillo de hacer:

  • Colocan los vegetales (lavados) en la licuadora o procesadora hasta que queden como un puré.
  • Luego vierten esos vegetales en una sartén con 1 cucharada de aceite de oliva a fuego bajo y revuelven un ratico.
  • En una olla aparte, colocan 3 tazas de agua a hervir con 1/2 cucharadita de sal. Cuando esté hirviendo agregan 1 taza de arroz integral y lo colocan a fuego medio-bajo con la tapa.
  • Cuando se haya absorbido toda el agua, agregan a la olla de arroz cocido los vegetales cocidos e incorporan bien.