¿Sabías que existen diferentes colores para diferenciar los alimentos que picamos en las tablas de cocina con el fin de evitar la contaminación cruzada?

Si cuando manipulamos alimentos no tomamos Ias medidas higiénicas apropiadas, corremos el riesgo de contraer Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETAs).

Normalmente, el tiempo trascurrido hasta que se manifiesta Ia enfermedad varía de acuerdo al tipo de contaminación. Los síntomas más comunes son diarreas y vómitos, pero también se pueden presentar: dolores abdominales, dolor de cabeza, fiebre, ojos hinchados, etc.

Cuando estaba en la universidad, me enseñaron esto en materias como microbiología y técnica dietética. Ciertamente te traumatizas un poco cuando caes en cuenta de que te expones a tantas bacterias con un incorrecto implemento de los utensilios y técnicas mal aplicadas en la cocina.

 . . .

¿Qué es la contaminación cruzada?

Es la transmisión de microorganismos patógenos (bacterias no beneficiosas) de un alimento (en la mayoría de los casos crudo) a otro cocido. Esta contaminación, es una de las causas más frecuentes de intoxicaciones alimentarias.
Se puede producir de dos formas distintas: por contacto directo o indirecto.
  • Directo: ocurre cuando un alimento contaminado entra en contacto directo con uno que no lo está. Generalmente sucede cuando se mezclan alimentos crudos con alimentos cocidos o listos para consumir, y/o cuando hay una mala ubicación de los alimentos en el refrigerador.
    • Ejemplo casero: Si al descongelar un polio crudo, lo ubicamos en un escance superior de Ia heladera, puede llegar a gotear su jugo sobre una tarta lista para consumir y contaminarla.
  • Indirecta: cuando Ia transferencia de contaminantes ocurre a través de intermediarios como ser:
    – Utensilios (cuchillos, tablas de picar, platos, etc.)
    – Equipos mal higienizados (licuadora, refrigerador, microondas. etc.)
    – Superficies sucias (mesas, alacenas, etc.)
    – Mala higiene de Ia persona que manipula los alimentos.
  • Ejemplo casero: Si cortamos un tomate limpio en una tabla donde primero cortamos carne cruda, la carne en este caso no sera peligrosa si Ia cocinamos correctamente, pero el tomate se puede contaminar con las bacterias provenientes de Ia carne cruda.

IMG_4890 IMG_4891

En este post hablaré especialmente de cómo evitar la contaminación cruzada con un correcto uso de las tablas de picar

Aunque muchas personas desconocen que existen distintos colores para diferenciar las tablas de picar según los tipos de alimentos.

 

IMG_4383

  • Tabla de corte verde: Frutas y verduras.
  • Tabla de corte azul: Pescados y mariscos.
  • Tabla de corte roja: Carnes rojas (ternera, cordero…)
  • Tabla de corte blanca: Productos lácteos (queso, leche, yogurt).
  • Tabla de corte amarilla: Carnes blancas (pollo, pavo…)
  • Tabla de corte marrón/ chocolate: Alimentos cocidos y fiambres (jamón, salchicha, etc.)

Es importante que si no consigues o no tienes las tablas de picar de los diferentes colores, al menos compres diferentes tablas y utilices cada una para alimentos diferentes.

Recomendaciones para la higiene de las tablas de picar:

  • Utiliza tablas de picar de plástico, NUNCA utilices tablas ni utlensilios de madera, ya que son súper porosas y todos los residuos de alimentos se quedan adheridos a la superficie, siendo más propensa a acumular humedad, bacterias, hongos y moho.
  • Cuando tus tablas tengan suficientes ranuras, las cuales comiencen a verse negras o de algún color que no es el de la tabla, intenta limpiarlas sumergiéndolas en una solución de 1 parte de cloro por 3 partes de agua durante 30 minutos y restregándolas bien con una esponja o cepillo. Si sigue sucia, es hora de comprar una nueva tabla!
  • Puedes limpiar ocasionalmente tus tablas con una solución de vinagre (1 parte de vinagre por 3 partes de agua) puedes verterlo en un recipiente con atomizador para esparcirlo sobre la tabla y dejarla remojando por unos minutos.
  • Sécalas bien después de lavarlas, debido a que la humedad hará que sea más viable la proliferación de microorganismos patógenos.
  • Si luego del uso y de lavada queda algún olor en la tabla, lo recomendable es frotar su superficie con un poco de sal y un trapo húmedo (limpio) y  finalmente enjuagarla con abundante agua tibia.
  • Se recomienda cambiar las tablas de picar cada 6 u 8 meses (esto variará según la frecuencia de uso).