Bebidas alcohólicas!.. Para mí las principales saboteadoras de nuestros logros físicos. Más allá de la común creencia de que el “alcohol se convierte en azúcar” hay muchas cosas que debes saber.

Cuando consumes alcohol, el hígado debe metabolizarlo para poder expulsarlo. El problema es que, el hígado también metaboliza las grasas, y NO puede metabolizar ambas cosas a la misma vez. Entonces ¿Qué pasa? Como el alcohol es detectado por el organismo como una sustancia tóxica (ya que no aporta ningún nutriente), el hígado se ve en la necesidad de dejar de metabolizar las grasas para darle lugar al alcohol. Por ende, al dejar de metabolizar las grasas, o no las metaboliza con la misma eficiencia y por ende las almacena en lugar de oxidarlas (quemarlas).

Este periodo puede durar hasta 3-4 días, es decir que durante esos días el cuerpo sigue almacenando la grasa que consumes en lugar de metabolizarla y oxidarla (quemarla), o lo hace de una manera mucho más lenta. Y ¿Adivina a dónde suele irse esta grasa por lo general? Al abdomen!! 🙁

¡Espera!.. ¡No se acaba el mundo! la clave es la moderación y el balance, sumado a otros tipsitos que te dejo a continuación:

1. O bebes alcohol o haces tu cheat meal/ comida trampa (¡No ambas!)

Sabemos que por lo general llega el fin de semana y somos más propensos a asistir a reuniones, almuerzos o cenas que nos hacen salirnos de una alimentación saludable. No está mal comer 1 comida trampa a la semana (si eres de los que buscas cuidarte al máximo o deseas reducir tu porcentaje de grasa) también dependerá de tu estilo de vida, la actividad física que realices, tus objetivos y factores genéticos. A lo que voy es que, por ejemplo, si vas a cenar, no te pidas una hamburguesa + papas fritas + cerveza + postre. Piensa bien qué es lo que más te provoca, para que no sabotees tanto tu alimentación.

2. ¡Elige bien!

No todas las bebidas alcohólicas aportan las mismas calorías y menos si se combinan con otras bebidas azucaradas como jugos, sodas/ refrescos/ gaseosas, siropes, etc.

Prefiere: vino, champagne, vodka + agua con gas + limón ó cerveza light.

Si de verdad te importa, olvídate de los licores dulces, cocteles (Daiquirí, Mojito, Caipirinha, Margarita, Caipiroska, Cosmopolitan, Piña Colada, etc) , y combinaciones con jugos, granadina y refrescos regulares.

Aquí te dejo un cuadrito para que tengas una referencia de las calorías aproximadas en ciertas bebidas alcohólicas, (Las cantidades que brindan como “porción” no son reales porque por ejemplo, la gente no suele servirse 1.5 onzas de vodka o de whisky sino más. Así que hay que tener en consideración este aspecto)

8d48e8_96f6d51d9fc7488e83446613fbd5ccf4

3. Bebe con moderación

2 tragos/ copas por ocasión sería lo ideal. Que recomiende que elijas la cerveza light o el vino, no quiere decir que ahora vas a tomarte 12 cervezas light ó 6 copas de vino. Recuerda que el alcohol solo aporta calorías vacías, nada de nutrientes. No te das cuenta a medida que pasan los tragos, ¡pero las sigues ingiriendo!

4. Mantente hidratado mientras bebas alcohol

Bebe 1 vaso de agua entre 1 bebida y otra. Mantenerte hidratado evitará los efectos contraproducentes del alcohol de deshidratarte. La deshidratación conlleva a la posterior retención de líquido / hinchazón  (por lo general los días siguientes).

5. Come sano e hidrátate al día siguiente

  • Toma té verde al día siguiente para brindarle a tu cuerpo antioxidantes y ayudar a tu hígado. Este te ayudará a expulsar más fácilmente el alcohol de tu organismo ayudándote igualmente a disminuir la resaca.
  • Bebe agua con limón, ayudarás a alcalinizar tu pH sanguíneo mientras también te hidratas.
  • Olvídate de el gatorade y el powerade (¡demasiada azúcar!) Si necesitas reponer tus electrolitos, consume agua de coco/ pipa sin azúcar o una banana.
  • Evita las frituras, alimentos azucarados y panificados (dulces, panes, pasteles, chocolates, helados, hojaldre, etc) bebidas azucaradas (bebidas deportivas -mencionadas arriba-, bebidas energéticas -redbull, ciclón- refrescos/ gaseosas, jugos pasteurizados, malta) y alimentos altos en sodio (embutidos, sal de mesa, alimentos procesados/ empaquetados, comida rápida, sopitas de caja, sobre o lata, etc).
  • Consume muchos vegetales y carnes magras (pescado, pollo sin piel)

6. ¡Haz ejercicio!

La sudoración es una de las maneras en las que el cuerpo se ayuda para eliminar el alcohol. Asimismo, ayudas a tu metabolismo a quemar esas calorías vacías que le diste la noche anterior.

7. Si vas a beber cocteles, prepáralos en casa y reduce sus calorías provenientes de azúcar de la siguiente manera:

img_2404