Las salsas comerciales, (éstas y un montón más) suelen ser altas en azúcar o de lo contrario altas en sodio y/o grasa.

Por ejemplo la ketchup, según su información nutricional pareciera ser baja en azúcar (4 gramos por porción) el tema es que esa porción es 1 cucharada (Tbsp) y por lo general se suele comer más que eso, es decir que los gramos de azúcar van sumando a medida que aumente la porción que consumimos.
Además de esto contiene jarabe de maíz alto en fructosa, el cual se vincula con enfermedades cardiovasculares, hipertrigliceridemia, aumento de la grasa visceral e insulinoresistencia.

Por otro lado, la BBQ es mucho más alta en azúcar que la ketchup, 16 gramos en 2 cucharadITAS (tsp) por supuesto que las personas triplican la porción (hablemos de alitas de pollo, boneless chicken, hamburguesas o costillitas, llevan un montón!!) además es SUPER alta en sodio, el cual puede predisponerte a padecer de hipertensión, retención de líquidos, celulitis y enf. cardiacas.

Sé que en el mercado existen opciones sugar free (sin azúcar) pero tienen que estar pendientes de verificar que no sean altas en sodio o grasa por esta omisión o reducción de azúcar.

En Panamá conseguimos una ketchup sugar free (endulzada con splenda) de la marca Delga-C. Sin embargo no me he fijado si existe BBQ sugar free.

Moderación y conciencia! No es dejar de comerlas, es saber tener control de la ingesta de las mismas.